Acciona y FCC y las mexicanas ICA y Carso lideran la propuesta para la construcción del edificio terminal
Consorcio México/Español mejor oferta para Aeropuerto de CDM
Martes 13 de Diciembre de 2016
Cancún, 13 de diciembre del 2016.-Un consorcio integrado por ocho firmas, entre ellas las españolas Acciona y FCC y las mexicanas ICA y Carso, propiedad del magnate mexicano Carlos Slim, han presentado la propuesta económica más baja en el concurso para la construcción del edificio terminal del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México por 4.200 millones de dólares.

El grupo conformado por las mexicanas GIA+A, Prodemex, La Peninsular y Hoatsa presentó una propuesta de 84.828 millones de pesos (4.156 millones de dólares) en la licitación más importante de este magno proyecto, informó el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM). La oferta del consorcio integrado por la española Rubau y las mexicanas Omega Construcciones y Desarrollo y Construcciones Urbanas fue de 87.501 millones de pesos (4.287 millones de dólares).

Por último, el grupo de la portuguesa Mota-Engil y las mexicanas Calzada Construcciones, Indinsa, Construcciones Aldesem, Gami Ingeniería e Instalaciones, Construcciones Urales y Jaguar Ingenieros Constructores ofreció 90.000 millones de pesos (4.410 millones de dólares).

Durante el acto de apertura de propuestas, la española Ferrovial -que ganó en 2010 un contrato para construir la terminal del Aeropuerto de Londres-Heathrow- presentó una carta excusa para no participar en la licitación.

La Constructora de Proyectos Viales de México, del grupo español OHL, presentó una carta de disculpa, al igual que la mexicana Advance Builders.
Consorcio hispano-mexicano, con la mejor oferta para la terminal de México
Se calcula que la terminal del nuevo aeropuerto capitalino, cuya primera fase concluirá hacia finales de 2020, costará alrededor de 180.000 millones de pesos (unos 8.800 millones de dólares).

Este concurso completará la primera fase de licitaciones de la que será la infraestructura aeroportuaria más importante de América Latina, que supera los 110.000 millones de pesos (unos 5.400 millones de dólares) e incluye subestación eléctrica, las pistas 2 y 3, el edificio terminal, sus pilotes y losa de cimentación.

Precisamente, la construcción de la pista 3 la ganó una sociedad conformada por Carso Infraestructura y Construcción (Cicsa), GIA+A, Prodemex y La Peninsular por 7.359 millones de pesos (unos 361 millones de dólares).

El edificio dispondrá de 760.000 metros cuadrados de construcción, distribuidos en cuatro niveles con un vestíbulo interior y 21 columnas de materiales ligeros.

El objetivo es dar una visibilidad que permita a todos los visitantes admirar la grandeza arquitectónica de esta obra, planeada por los arquitectos Norman Foster y Fernando Romero.

Esta infraestructura dará servicio anualmente a 68 millones de pasajeros en su fase inicial y hasta 125 millones en su máximo desarrollo.

Entre las obras que deberá llevar a cabo el constructor se encuentran la edificación de la estructura de material ligero, malla envolvente, fachada, interiores y mobiliario fijo, así como sistemas especializados para distribución y entrega de equipaje.

Se incluyen también las salas de llegada y salida de vuelos, reclamo de equipaje, servicios de apoyo, instalaciones mecánicas, eléctricas, hidrosanitarias, de comunicaciones, informáticas y de seguridad.

El presidente Enrique Peña Nieto presentó en septiembre de 2014 el proyecto del nuevo aeropuerto, que sustituirá a la actual terminal de la urbe, inaugurada en 1929 y al límite de su capacidad, a pesar de que en las últimas décadas fue remodelada y ampliada. 
Fuente/HT