La Unión Europea eliminará el roaming en 2017
Europa sin roaming en el 2017
Miércoles 01 de Julio de 2015
Chetumal 30 de junio del 2015.-Los europeos que viajen dentro de la Unión Europea dejarán de pagar las tarifas de itinerancia o roaming de la telefonía móvil a partir de junio de 2017, tras el acuerdo alcanzado el lunes entre el Parlamento y el Consejo Europeo casi cuatro meses después de que se abrieran las negociaciones. Se trata de un pacto provisional que ahora deberán ratificar los Gobiernos de los Veintiocho y que establece normas para salvaguardar un internet abierto.

La propuesta inicial del Consejo posponía el final de las cargas de itinerancia para voz, sms y datos a 2018, mientras que el acuerdo aprobado por el Parlamento Europeo en abril de 2014 fijaba la eliminación en diciembre de 2015.

"En 2010, prometí acabar con los costes de itinerancia antes de finales de 2015, y ahora estamos a solo un paso de lograrlo", aseguraba entonces la comisaria de Telecomunicaciones, Neelie Kroes, en El Parlamento Europeo da luz verde a la eliminación del roaming.

Finalmente, el texo aprobado establece que será a partir del 15 de junio de 2017 cuando los consumidores europeos podrán realizar y recibir llamadas, enviar sms y utilizar servicios de datos sin abonar ningún tipo de recargo además de la tarifa nacional.


"Los europeos han estado pidiendo y esperando el final de los cargos de roaming así como normas para la neutralidad de la red. Han sido escuchados", declaró en un comunicado el vicepresidente comunitario de Mercado Único Digital, Andrus Ansip.

En abril de 2016, antes de la desaparición definitiva del roaming, comenzará un periodo transitorio en el que las cargas por itinerancia se reducirán en muchos casos hasta una cuarta parte de las que los usuarios pagan en la actualidad.

Además, el acuerdo alcanzado en la madrugada del martes define las normas de la Unión Europea para una internet abierta. Establece el principio de igualdad de acceso a la red para todos los usuarios y garantías de neutralidad, por las que los operadores tendrán que tratar en igualdad de condiciones todo el tráfico, aunque podrán aplicar medidas de gestión del mismo razonables.

El bloqueo o estrangulamiento de contenidos sólo se permitirá en circunstancias limitadas, por ejemplo para evitar ciberataques o la congestión del tráfico.