Gimnasios de amplios horarios y una mayor oferta de comida saludable, entre las novedades
Hoteles responden a la vida sana de viajeros de negocios
Martes 12 de Mayo de 2015
Playa del Carmen 11 de mayo del 2015.-Aunque el wifi gratis y el desayuno continúan siendo los principales atractivos para los viajeros de negocios, el giro hacia una vida más saludable está empujando a los hoteles a replantearse sus instalaciones dedicadas a su bienestar para ayudar a los clientes corporativos a mantener sus rutinas de sueño y puesta en forma mientras viajan.

De hecho, una conexión wifi gratuita y rápida, un desayuno abundante y una localización conveniente siguen siendo las prioridades en las que el turista de negocios confía para ser más productivo. Pero cada vez más busca, y encuentra, otro tipo de instalaciones cuando elige un hotel. Este tipo de establecimientos entra ya dentro de la categoría de bienestar y vida saludable, y están enfocados a ayudar a estos viajeros a conseguir un mejor descanso, comer más sano y mantener sus rutinas de ejercicio físico.

La necesidad está clara. Un reciente estudio realizado por Amex, Hilton y Skift revela que el 41,7% de los viajeros de negocios admite que hace menos ejercicio en sus desplazamientos, mientras que el 22,7% hace el mismo. Sólo el 7,8% asegura que realiza más deporte cuando está fuera de casa. Pero el 22,8% reconoce que depende de las instalaciones del hotel, y el 12,6% afirma que el gimnasio es el factor más importante a la hora de elegir establecimiento.

Preguntados por sus hábitos de sueño cuando están de viaje, el 38,7% señala que duerme peor que en casa, el 13,7% mejor y el 17,4% que depende del hotel. Casi un tercio, el 30,2%, indica que ni mejor ni peor cuando viaja por negocios.

En este sentido, como destaca Mia Kyricos, directora de marca de Spa Finder Wellness, “cuando el turista de negocios viaja intenta cuidarse lo mejor posible. Su productividad está en juego. Realmente necesitan que los hoteles les cuiden”.

Para ello las marcas están desarrollando iniciativas con el fin de captar este segmento, teniendo en cuenta que el gasto previsto en el mercado del turismo de negocios mundial alcanzará este año los 310.200 millones de dólares (276.300 millones de euros).

Por ejemplo en los gimnasios. Si los viajeros de negocios llegan a cualquier hora, los hoteles cada vez más mantienen abiertas sus instalaciones las 24 horas del día los siete días de la semana, facilitando a los huéspedes una tarjeta de acceso para que puedan hacer ejercicio al realizar su check-in para sacudirse el jet lag, o antes de un desayuno de trabajo a las 7 de la mañana. Otros incluso les están dando una mayor autonomía incorporando equipo de entrenamiento en las habitaciones como balones de yoga o pesas de uso gratuito.

Para los amantes de quemar calorías al aire libre, cada vez son más los hoteles que les ofrecen rutas por el entorno para andar o correr, con grupos diarios de corredores. Ejemplo de ello es el hotel Barcelona Princess (ver 'Diferenciación, valor añadido y personalización: objetivo cumplido', publicado por HOSTELTUR noticias de turismo). Y si no has podido incluir un par de zapatillas en tu equipaje, un creciente número de hoteles te presta unas.

El tiempo como recurso a maximizar

La clave es incrementar la eficiencia. Según Chekitan Dev, profesor asociado de Marketing en la Escuela de Administración Hotelera de la Universidad de Cornell, “lo que estamos viendo aquí es un tema común. El tiempo es un recurso que todo el mundo intenta maximizar”.

Aunque el hotel no puede obligar al viajero de negocios a acostarse a una hora razonable, sí puede, y de hecho lo están haciendo, crear ambientes que faciliten un sueño reparador. Esto incluye cama y almohada a medida de los gustos del cliente y cabeceros donde apoyar la espalda. Los huéspedes cada vez más encuentran iPads en su habitación desde los que pueden solicitar un servicio de habitaciones la noche anterior, o avisar al conserje antes de irse a dormir cuándo necesitan tener listo su coche a la mañana siguiente. Así ganan tiempo de sueño.

Alimentación sana

Pero los hoteles saben que el ejercicio y un descanso adecuado sólo son parte del puzle. La alimentación es muy importante para que un ejecutivo ocupado se sienta bien. Los establecimientos se están encontrando así con necesidades dietéticas especiales, como comida sin gluten o vegetariana, además de ofrecer algunos de ellos kioscos de comida para llevar con alimentos saludables como ensaladas, zumos y batidos.

Como destaca Kyricos, “los consumidores ahora conocen mejor la conexión entre la nutrición y su estilo de vida. Cuando llegan tarde y quieren ese snack, no quieren sólo el menú que hay de 11 de la noche a 5 de la mañana”.
Fuente/Skift