La Silla Fantástica de Tili Maguili.
Lunes 01 de Octubre de 2012
Canc'un, 01 de octubre del 2012./La Biblioteca Pública de la Casa de la Cultura en Cancún, invita a los niños para asistir a la Hora del Cuento el jueves 4 de octubre a las 5 de la tarde con el cuento “La Silla Fantástica de Tili Maguili”, de la autoría de Vivian French e ilustraciones de Juan Gedovius.

Como es costumbre la bibliotecaria señora María Isabel Flota Medrano acompañada de la señora Gerónima López Gómez nos adelanta: “Tili Maguili vivía en lo más alto de un espigado edificio con ochenta y dos escalones.

Tili Maguili tenía: 10 gorros de lana, 9 bufandas de lana, 8 vestidos de lana, 7 calcetines de lana, 6 suéteres de lana, 5 cobijas de lana, 4 tías tejedoras, 3 tíos que resoplaban, 2 piernas temblorosas y una abuelita que era casi una hada y que un día llegó por sorpresa a tomar el té.

-Hola Abue –dijo tili
-¡Mmjm! –dijo

Abue- ¿Por qué tanta lana?
-Es por mis piernas

-Le explicó Tili-
A las teas les gusta que me mantenga caliente.

-Las Teteras deben mantenerse calientes _dijo Abue-. Los niños necesitan aire fresco.
Tili suspiró.
-Subirme y bajarme ochenta y dos escalones hace que los tíos resoplen mucho.

-Mmjm –dijo Abue-. Algo haremos sobre eso.
Las tías salieron presurosas de la cocina.

-¿Le sirvo una taza de té, abue de Tili? –preguntó tía Inés.
-¿Pan tostado? –dijo tía Bibi.

-De haber sabido que vendría hubiéramos preparado un pastel. –dijo tía Clara.
-¿Estás bien arropada, querida Tili? –preguntó tía Nora.

-¡Mmjm! –exclamó Abue. Sacó un pañuelo moteado de su bolsillo y lo agitó.
-¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!

-Las tías gritaron al verse dando vueltas y vueltas. Abue agitó su pañuelo otra vez.
-¡Ayyyyyyyy! –gritaron todas al salir girando por la puerta rumbo a los ochenta y dos escalones.

Los tres tíos entraron resoplando.
-¿Por qué hay tanto ruido? -preguntaron.

Abue agitó su pañuelo.
-¡Uf! ¡Uf! –Gritaron los tíos- ¡Ay! ¡Uf! ¡Uf! ¡Uf! ¡Uf!

-Y en fila, tomados de la mano, se fueron escaleras abajo resoplando tras las tías.
-Eso fue deshacerse de Ellos –dijo Abue-. Ahora, querida ¿qué haremos contigo?

-¿Es un pañuelo mágico? ¿Lo vas a agitar para mí?
-Preguntó Tili ansiosa.

-Calma –dijo Abue. Se quedó mirando la silla de Tili-. ¿Es cómoda?
-Sí –contestó Tili preguntándose qué iría a ocurrir.

Abue dio unas palmadas al respaldo de la silla de ruedas.
-Mmjm, podemos intentarlo –cerró los ojos con fuerza y dijo-. Silla fantástica de Tili Maguili.

Puedes brincar, puedes saltar.¡Por los aires puedes volar!
La silla de Tili dio un ligero salto.

-¡Bravo! -Abue también pegó un brinquito-.

¡Sujétate fuerte Tili!
Tili se sujetó. La pequeña silla roja soltó un gruñido, tosió y se lanzó al aire.

-Arriba… Arriba… Arriba… -dijo con su vos ronca-, ¡Arriba… Arriba…!
Abue abrió la ventana de par en par.

-Aire fresco –dijo con firmeza al pasar Tili y la silla volando junto a ella…
¿Les gustaría conocer las aventuras que vivirá Tili?

Vengan este jueves y participen en La Hora del Cuento.

La autora del libro, Vivian French, vive en Inglaterra y tiene cuatro hijos. Además de escribir para niños y jóvenes también ha incursionado en el teatro actuando y escribiendo. Le gusta mucho contar cuentos actividad que realiza en escuelas y fuera de ellas.