Los dirigentes demócratas en el Congreso cancelaron abruptamente una reunión prevista el martes más tarde con el presidente Donald Trump, después que él los atacó en Twitter,
Líderes demócratas de USA molestos con Trump
Martes 28 de Noviembre de 2017
Washington. Los dirigentes demócratas en el Congreso cancelaron abruptamente una reunión prevista el martes más tarde con el presidente Donald Trump, después que él los atacó en Twitter, lo que puso en duda las perspectivas de un acuerdo inmediato para evitar una parálisis del gobierno la semana próxima.

Trump tuiteó el martes que "¡No veo un acuerdo!" con los líderes de los bloques demócratas, el senador Charles Schumer y la representante Nancy Pelosi y los acusó de transigir en materia de criminalidad, impuestos e inmigración ilegal.

Schumer y Pelosi reaccionaron con la cancelación de la reunión en la Casa Blanca y un pedido de conversaciones inmediatas con los líderes republicanos en el Congreso.

"Dado que el presidente no ve un acuerdo entre los demócratas y la Casa Blanca, creemos que la mejor manera de avanzar es seguir negociando con nuestras contrapartes republicanas en el Congreso, dijeron Schumer y Pelosi en un comunicado. "En lugar de ir a la Casa Blanca para una apariencia de reunión que no conducirá a un acuerdo, hemos pedido al líder (del bloque de senadores Mitch) McConnell y al presidente (de la cámara baja Paul) Ryan una reunión para esta tarde".

Una vocera de Ryan dijo que no tenía cambios en la agenda que anunciar.

El Congreso tiene plazo hasta el 8 de diciembre para aprobar medidas de emergencia que mantengan en funcionamiento el gobierno, además de un cúmulo de proyectos pendientes.

Se esperaba que la reunión en la Casa Blanca sentara las bases para mantener el gobierno en funcionamiento y trazara el rumbo hacia un paquete de gastos para que el Pentágono y los organismos internos no se vieran afectados por un congelamiento del presupuesto.

la idea era evitar lo que en inglés se llama “government shutdown”, cuando por falta de aprobación del presupuesto por parte del Congreso, algunas oficinas federales se ven obligadas a cerrar.

Trump aún no ha logrado un triunfo legislativo importante y su ataque a los demócratas se produjo en momentos que su proyecto impositivo enfrenta dificultades. La Casa Blanca y los dirigentes republicanos tienen mucho que hacer para enmendar el proyecto si pretenden someterlo a votación en los próximos días. Los enemigos del déficit en el partido presionan por la inclusión de una "barrera" que limite el riesgo de un aumento descontrolado del gasto, al tiempo que los defensores de la pequeña empresa presionan por un trato más generoso.
Fuente/LaJornada