Mexicanos crean primer banco genético de aves en extinción.
Lunes 20 de Febrero de 2012
Cd. de México, 19 de febrero del 2012.-Un grupo de científicos mexicanos crearon el primer banco de germoplasma (material genético) de aves en riesgo de extinción en América Latina, entre ellas el quetzal de larga cola, para facilitar la conservación y la reproducción de estas especies.

“Nuestra intención es aplicar técnicas que permitan obtener, recolectar y guardar células de aves y utilizarlas para la reproducción artificial”, dijo Mary Palma, responsable del proyecto.

El banco está localizado en las instalaciones del santuario de las aves de El Nido, en el municipio de Ixtapaluca, Estado de México, da cobijo a más de 3 mil pájaros de unas 600 especies, muchas de ellas en peligro de extinción.

Este refugio, resguarda cada una de las especies por parejas y en pequeñas comunidades, lo que lo convierte “en un hábitat permisible para la proliferación”.

“Tenemos que empezar a prepararnos para el futuro y garantizar que, mediante la reproducción artificial, prevalezcan especies como las rapaces”, entre ellas la “Atila”, un águila imperial que, pese a ser el ave más emblemática de México, está en peligro de desaparecer, afirmó la experta Mary Palma.

Según la investigadora, este proyecto, el primero en América Latina, y “quizá en el mundo”, debe desarrollarse “de inmediato”, debido al peligro “latente de desaparición de importantes especies que empiezan a resentir los cambios climáticos y otros factores como la tala de bosques y la depredación de faunas”.

Explicó que desde hace varios años México, al igual que otros países, cuenta con bancos de germoplasma para conservar el semen de mamíferos.

Dijo que los sistemas utilizados para la preservación criogénica (técnicas de congelación) de semen de aves no es igual al de los mamíferos “pues se trata de células más frágiles”.

“Normalmente, en los mamíferos lo que se preserva es semen, embriones y óvulos, pero en el caso de las aves, los óvulos definitivamente no los podemos preservar porque vienen en el huevo con el saco vitelino”, dijo la especialista.

La científica, responsable de la salud de las aves de El Nido, comentó que en los últimos años la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación ha empezado a tener sus propios bancos de germoplasma, pero de momento “sólo están dirigidos a aves de corral”.

Este proyecto estará a cargo de investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública, junto con autoridades del Estado de México y de la Universidad Autónoma Metropolitana.Cd. de Méx