SUPREMA CORTE, EJERCE JUSTICIA CON VENDAJE Y EN BRAILE, EN CASO GUARDERIA ABC DE SONORA.
Viernes 25 de Junio de 2010 hrs.
Por: Anabel Medina.


Después de la explicación que dieran a los medios de comunicación, como a los padres de los 49 niños fallecidos en el incendio de la guardería ABC en Sonora, los acontecimientos pudieran tomar otro cauce legal y social para los desfallecidos familiares que exigen –con justa razón-, justicia y no impunidad a los culpables de tan atroz incidente.

Según las explicaciones de los juristas y de algunos senadores y diputados federales, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, hizo señalamientos solo en lo que les compete su jurisdicción (sic), es decir-según alegan-, no han dicho que sean inocentes, simplemente esa jurisdicción no puede encontrar culpables.

Una resolución bastante confusa que no impide que los afligidos padres de familia, se sientan impotentes ante el estado mexicano que, como siempre, recurre a la impunidad para tapar los errores de sus funcionarios que, sin el menor recato, asesinan, destrozan y vapulean a la sociedad mexicana.
Pero, los tiempos al parecer han cambiado. Y, si al menos desde el exterior no se permite la intromisión a lapolítica interna del estado mexicano, si existen ciertas instituciones que, al menos a través de convenios internacionales, pueden hacer “cierto ruido”, para llamar la atención para ejercer la justicia.
Tal es el caso del Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, organismo internacional hasta donde enviaron un documento, a través de la agrupación que decidieron formalizar denominada “Movimiento 5 de Junio”, para exponer este caso, en donde la indignación ha hecho mella en los padres de esos 49 niños que jamás volverán a sus brazos.

La noticia de la ilícita e indigna inocencia, de un trío de funcionarios federales que analizó, y finalmente desechó el pleno de la Corte, señalaba como responsables de la muerte a altos funcionarios como el entonces director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y actual secretario de Comunicaciones y Transportes, Juan Molinar, además del ex gobernador de Sonora, Eduardo Tours, demuestra la corrompida que se encuentra la cúpula de magistrados. Jueces que demuestran con este hecho su servicio al poder en turno, en bien de sus propios intereses..

Y, para que quede inmaculada la SCJN, y no se diga que no castigará a nadie por este trágico evento, resolvieron –los millonarios magistrados-, declarar involucrados sólo a los funcionarios de menor rango en todos los órdenes de gobierno. Y uno se pregunta por cierto, donde están los particulares que manejaban laguardería ABC en el momento del siniestro y que se sabe al menos una de ellas, pertenecía al círculo familiar del presidente Calderón.

La lucha no será fácil para los padres de esas 49 criaturas, que por mala suerte se encontraban con toda y su inocencia por la única falta de sus padres de buscar la mejor opción para poder dejarlos y salir a buscar el sustento económico para el hogar.

Como bien dicen, tendrán que romper el círculo e ir a buscar la justicia fuera del país, a instancias internacionales para tratar de encontrar una justicia que en México se les niega. Los villanos, los irresponsables estarán,como siempre protegidos por el manto de la impunidad, del cinismo y de la distorsionada y ciega justicia mexicana.

Que, no les remorderá la conciencia la vida de 49 inocentes?. Será que cuando ven a sus hijos o nietos dormir placidamente en sus camas, protegidos por nanas, guardaespaldas y un séquito de empleados se acuerden de 49 vidas de inocentes que, jamas podrán compartir, jugar y soñar a ser grandes. Les robaron la vida y a sus padres, la alegría de vivir.

En el colmo del cinismo, estos padres de familia, denunciaron hace unos días, que mediante una llamada telefónica –le dará vergüenza dar la cara?- el coordinador de atención a quejas y orientación al derechohabiente del IMSS, Luis Fijol, solicitó de forma “urgente” el último comprobante de pago de los servicios de la guardería con los que cuentan los padres. Como si eso fuera importante. Ahora solo faltaría que les quieran cobrar la colegiatura faltante o que pretendan realizar una canallada, con el argumento de que no podrían comprobar su estadía en dicha guardería. Ni aún con el cadáver de sus hijos en cenizas.

Eso si, son tan generosos que, a cambio de su silencio, de un perdón silencioso, de una maniobra deshumana y vil, el IMSS, pretende comprar las conciencias de las afligidas madres, con una pensión vitalicia. Como si con la llegada casa mes de ese “apoyo”, cada madre recuperara un pedacito de la vida de sus hijos.