Según SHCP, el paquete económico de Calderón es balanceado, defiende en Foro Legislativo.
Lunes 05 de Octubre de 2009
Cd. de México.-El subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, afirmó que las medidas de carácter tributario contenidas en el paquete económico propuesto por el Ejecutivo federal, son necesarias ante la caída de los ingresos petroleros y la disyuntiva de optar por éstas o buscar un mayor endeudamiento del país.

“Se analizó la posibilidad de pedir prestado, sin embargo, se consideró que hacerlo dejaría una brecha para, por un lado cortar el gasto y por otro, aumentar el financiamiento. De ahí que se haya optado por considerar las medidas tributarias”.

Durante el foro: Paquete Económico 2010 Fuentes Propuestas de Ingreso y Prioridades Socioeconómicas del Gasto, efectuado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, el funcionario sostuvo que la propuesta fiscal del Ejecutivo es un paquete balanceado, y por ello se buscan los consensos que permitan llegar a un buen fin.

Meade Kuribreña enfatizó que con el paquete se plantea una recaudación por el impuesto generalizado de Contribución para el Combate a la Pobreza, por casi 72 mil millones de pesos, a efecto de fortalecer los ingresos públicos encaminados a cubrir las prioridades en materia social.

En materia del Impuesto Sobre la Renta, dijo, hay tres modificaciones relevantes, se toca un régimen especial, el de la consolidación, el cual se propone que preserve su estructura, pero que nadie pueda diferir los impuestos por más de cinco años.

Asimismo, añadió, se incrementa la tarifa del 28 al 30 por ciento y en este sentido descartó que vaya a haber una mayor carga tributaria de los trabajadores. “El 60 por ciento no tendrá mayores repercusiones”.

Aseguró que a diferencia de otros países, México sigue manteniendo la tasa más baja del Impuesto Sobre la Renta y el 60 por ciento, a diferencia del promedio que más predomina en el mundo y que es a razón del 35 por ciento. “La vigente en Estados Unidos incluso, es del 36 por ciento. De tal suerte que 30 por ciento no es una tasa elevada y se está muy lejos de que con ello nos haga perder competitividad”.

En el caso del Impuesto al Depósito en Efectivo (IDE), dijo, se propone ampliarlo del 2 al 3 y bajar el umbral de 25 mil a 15 mil pesos sin que afecte a sectores productivos y las remesas.

“Esta parte tributaria es necesaria para que el país retome la senda del crecimiento. Sentimos que es un paquete balanceado que le está pidiendo un esfuerzo proporcional a los diferentes sectores”.

Dijo que: el aumento en la carga tributaria, implícito en las medidas que conforman el paquete económico, se ubica dentro de los parámetros internacionales.

A su vez, el diputado Felipe De Jesús Cantú (PAN) señaló que la finalidad del paquete económico es atender a los más pobres, incrementar los recursos para Oportunidades, Seguro Popular y otros programas, pero también la necesidad de crear empleos, que es una de las líneas de combate más seguras y definitivas contra la pobreza.

En su participación, Magdy Martínez-Solimán, coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en México, afirmó que si se acuerda aumentar la presión fiscal al consumo, se debería estudiar la posibilidad de mantener exenta la canasta básica de alimentos esenciales y otra de medicinas vitales que no tienen porqué padecer mayor imposición.

“Tratar una lista reducida de manera preferente o exenta, es otro modo de combatir la pobreza sin afectar a la nutrición y la salud de las capas de población más pobres”.

“El interés de la ONU no es otro, sino el bienestar de los mexicanos y consideró que es una buena decisión, en tiempos de austeridad presupuestaria, salvaguardar y ampliar los programas que luchan contra la pobreza”.
En tiempos difíciles, abundó, debemos demostrar que apoyamos a quienes más nos necesitan y nuestra prioridad son los que se están quedando atrás”.

Reconoció que las políticas públicas de transferencias condicionadas no son, en estricto sentido, mecanismos para salir de la pobreza, sino “para impedir que ésta se transmita como un gen fatal de generación en generación”. Aunado a éstas, dijo, necesitan el complemento de una política de empleo que ofrezca futuros sustentables y productivos especialmente para los jóvenes”.

Finalmente, dijo que la propuesta de aumentar el ISR, IVA, IEPS y de recursos a los mercados de crédito internacionales, “es una propuesta equilibrada”.

En tanto, Macario Schettino, investigador de la división de Humanidades y Ciencias Sociales del Tecnológico de Monterrey, indicó que el paquete económico enviado por el Ejecutivo es propiamente la única salida disponible que tenemos en este momento.

Advirtió que México enfrenta un problema estructural extraordinario” en las finanzas públicas por la constante dependencia de los recursos petroleros, que de no resolverse, provocaría una crisis similar a la de 1982.

“Este es un problema muy serio porque la producción y exportación del hidrocarburo está a la baja, de tal forma, que si en 2015 entra en funcionamiento la nueva refinería no tendremos el petróleo suficiente para alimentarla”, señaló.

“Si quisiéramos mantener el gasto del gobierno los siguientes seis años en el nivel promedio que hemos estado durante los últimos 20, necesitaríamos conseguir 25 puntos del PIB de algún lado, porque ese dinero es el que daba el petróleo y ya se está agotando”.

Esta es una situación verdaderamente grave, dijo, ya que concluyen 45 años de administrar este país por medio del petróleo, a través del cual no sólo se financiaba al gobierno, sino que cubría el déficit comercial que tan solo el año pasado fue de 38 mil millones de dólares.

En este contexto, dijo que la única manera de financiar sanamente al gobierno es con el pago de impuestos, pero el actual sistema se construyó un marco jurídico para no hacerlo.

“Lo que tenemos que hacer es corregir las leyes para que todo el mundo pague; acabar con los regímenes especiales que son privilegios para grupos, incluyendo el IVA a tasa cero y el subsidio a quien gana menos de 4 salarios mínimos”.

En tanto, el economista Rodolfo de la Torre, coordinador de la oficina de investigación en desarrollo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, dijo que el impuesto del dos por ciento para el combate a la pobreza tiene un gran potencial no sólo para mejorar la situación de las finanzas públicas, sino para mejorar la distribución del ingreso de forma sustancial.

“La propuesta aislada de gravar con dos por ciento la generalidad de bienes y servicios pura y simple, sin ninguna referencia de cómo se van a usar, es regresiva; sin embargo, si se considera al impuesto con un gasto dirigido se tiene un importante potencial recaudatorio y distributivo”, subrayó.

El director general del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, Héctor Juan Villarreal consideró que el paquete económico enviado por el Ejecutivo es muy complejo, ya que, por un lado, contiene una miscelánea fiscal que toca todos los impuestos principales y por otro, cambia la forma en torno a deuda y plantea una rearquitectura del gasto.

“Me atrevería a decir que es un paquete económico con una filosofía muy diferente a los que se enviaban anteriormente”.

Mencionó también que es un paquete económico que le toca vivir en crisis; “una crisis alimentaria, internacional, una crisis de seguridad; una crisis económica internacional y la cereza en el pastel: una crisis sanitaria”.

Respecto al impuesto de Contribución a la Pobreza, dijo que la estimación sugerida por el Ejecutivo para recaudar 72 mil millones de pesos puede ser muy conservadora. “Puede obtener un poco más”.

Sobre este último dijo, “es un impuesto más o menos plano, pero eso no quiere decir que sea malo, pero para poder entender realmente qué tan bueno o malo es, sería necesario valorar su incidencia en términos de redistribución del ingreso y para ello tendríamos que ver la parte del gasto”.

Lo que nosotros detectamos respecto al paquete económico del Ejecutivo, abundó, es que brinda una contribución importante al gasto social, hay muchos y muy importantes aumentos en este rubro, no obstante, y a pesar de que puede haber una compensación importante para la gente de bajos ingresos en el país, la pregunta es ¿qué hacer con la gente de bajos ingresos que está fuera de los padrones? Ese es el gran reto.

Por su parte, Luis Ruvalcaba, socio de la Firma de Capital Privado y Consultoría en Políticas Públicas, afirmó que el aumento de la pobreza se debe a un efecto de crisis macroeconómica y no a un fracaso de las políticas de gasto social dirigido que se han llevado a cabo en los últimos años.

-- ooOoo --