De la ficción a la realidad, Steven Seagal a la caza de inmigrantes.
Jueves 20 de Octubre de 2011 hrs.
Hablar del problema migratorio en las 2 fronteras de nuestro país, es tan complicado, que aún es tema de análisis que se encuentra en la agenda de los mandatarios de los países involucrados.

A través de los años, hemos sido sorprendidos por las declaraciones y acciones de los gobiernos de los inquilinos de la Casa Blanca. Algunos, presionados por los miembros de la Cámara Alta no han tenido siquiera la oportunidad de abrir alguna alternativa a este viejo problema bilateral.

Y como si no bastarán esos inconvenientes y la famosa ley HB 2008 de Arizona contra los inmigrantes, algunos actores de la unión americana abordan ese tema en la realidad y/o en la fantasía siempre de manera adversa para los antiguamente llamados “mojados”.

Recientemente el grandulón y gordinflón actor de golpes, karate y supuesto galán de cine Steven Seagal, ha sido nombrado ayudante del alguacil del condado de Hudspeth, en Texas, en la frontera entre EE.UU. y México, donde trabajará una jornada completa para impedir la entrada de inmigrantes ilegales, según informó TMZ.

Y no se trata de una escena para un nuevo film. Dicen que el protagonista de películas de acción y sangre, juró el cargo durante el fin de semana pasado en donde le pusieron la estrella de oficial de servicio para inmediatamente ser fotografiado con un fusil con mira telescópica, mientras atendía a las instrucciones de su supuesto superior.

Más aún, según confirmaron las propias autoridades policiacas de ese estado, Seagal se ha comprometido a prestar su servicio sin restricción de tiempo, para ayudar a cerrar la frontera entre Estados Unidos y México, ante la eminente entrada de personas indocumentadas. Asegurando que no se trata de un acto promocional de algún programa o “reality”.

Sea verdad o mentira para el caso es lo mismo. Si es verdad, sería solo un rostro conocido, como muchísimos otros el que se lanzara a cazar a los miles de inmigrantes que van tras el sueño americano. Si es mentira, la sola idea que ese sea el tema de una “película de acción” en donde se persigue, humilla y sobaja a estos, simplemente resulta de la misma manera inaceptable.

La falta de empleo, la crisis y todas las peyorativas circunstancias que conllevan a estos hombres, mujeres y hasta niños a correr una peligrosa aventura para alcanzar un sueño que se puede convertir en pesadilla ya sea en el camino o aún al tratar de vivir en un mundo cultural tan diverso.

Y resulta atractivo negocio para la industria de la cinematografía. Porque está claro que entre los buenos –gringos- y los malos –inmigrantes-, como Seagal muchos otros actores norteamericanos seguramente harán sin reparos el papel de los “buenos”, ya sabemos quienes dicen que son.