El "hombre verde" tras una curul por Q Roo.
Lunes 26 de Septiembre de 2011 hrs.
Interesante y bizarro se vislumbra el panorama político en la próxima selección de candidatos a la cámara alta y baja por el estado de Quintana Roo en el Congreso de la Unión.

La primera porque se disputarán la candidatura para ocupar una curul en el senado. Principal punto en donde se centran los intereses de algunos nombres que representan a grupos e intereses antagónicos en el estado.

Una disputa en donde de nueva cuenta quedan cara a cara, el ex gobernador del estado Félix González y el ex alcalde de Solidaridad y actual diputado federal Carlos Joaquín González. Ambos con grupos de apoyo para alcanzar ese objetivo.

Ambos sin embargo, no se han pronunciado por el método que aunque amañado, podría resultar el más democrático de todos: Una consulta popular.

En el entendido de que la llamada consulta a “las bases” no es otra cosa, que un pase de charola para “convencer” a los integrantes a inclinar la balanza con dedazo. Eso sin mencionar la falta de debates ofreciendo sus ofertas en beneficio de una comunidad que pretenden representar.

Bizarra sería si como se menciona, el llamado “niño verde” Emilio González, se adjudicara por el solo hecho de ser el dirigente perpetuo de un partido que lo que menos le interesa es el medio ambiente. Emilio González, que de niño no tiene nada, y de verde solo la inexperiencia, se encomienda a todo y se aferra con garra y con ese oportunismo que sabe utilizar a su medida, para lograr su objetivo.

El político “verde” no solo no se merece esa candidatura por su conocida ineficiente gestión como político y servidor público, sino porque sencillamente no es quintanarroense. Ni nacido, ni vivido en este estado. Su único arraigo en Quintana Roo ha sido a través de las discotecas, bares y playas de la Rivera Maya y Cancún, los cuales ha disfrutado a su antojo, muchas veces a costa del erario estatal.





























































































































































































































































Finalmente el PVE de México no representa ningún apoyo para ningún partido, sino al contrario. Ya suficiente tienen los quintarroenses con algunos sus legisladores que han estado de “paso” por el Congreso de la Unión. Legisladores que no han representado dignamente al estado, así como tampoco han legislado para el beneficio de una comunidad que lo eligió. Una comunidad que pretende ser insultada con el ex “niño verde” convertido por “derecho dinástico” y por la edad en el “el hombre verde”. Pobre Quintana Roo.